1282059163_1
Tango. Actividad gratuita.
Un espacio privilegiado en el centro del parque del Retiro se convierte en Milonga.

Todos los domingos, cuando cae el sol, la música del Templete llama a los milongueros que llegan de todas partes con los zapatos al hombro. La milonga al aire libre de los domingos es un punto de encuentro obligado en el verano de Madrid. La actividad es gratuita y abierta a quien quiera acercarse. Gente de todas las nacionalidades se abraza en un tango ante la mirada asombrada de los transeúntes que se detienen al pasar. En un ambiente afable y ameno los bailarines giran abstraídos en la danza regalando el espectáculo a los más curiosos.

Origen

El espacio ‘El templete’ tiene diez años en distintos espacios abiertos de Madrid. “Se inició en el Parque del Oeste, se mudó después a la Plaza Colón, junto a la Biblioteca Nacional, y se fue más tarde a los bajos de la Torre de Picasso, donde estuvo hasta hace dos veranos, cuando se trasladó al Retiro”, recuerda Fernando Seco, milonguero local desde hace ocho años y uno de los impulsores de la actividad.

Junto a un grupo de amigos aficionados a la danza más porteña, estas vacaciones se puso al frente de la organización. “Es una época en que la mayoría de los bailes cierra y nos parece que es necesario contar con un sitio abierto a todos y gratuito, donde se puede hacer y ver tango mientras oscurece”, explica.

Las milongas madrileñas se diferencian principalmente por la edad de los bailarines que convocan, coinciden los tangueros. “El Templete reúne a distintas generaciones, desde los 20 a los 70 u 80 años”, señala. La mayoría son mujeres y los caballeros (atención chicos) deben multiplicarse porque “queda mal bailar con una sola”, como dicen ellos.

Hay domingos en que las parejas pueden ser 30 o 40, sin contar la permanente afluencia de turistas, caminantes y curiosos que se quedan un buen rato mirando, al descubrir este reducto arrabalero en medio de las arboledas. “Una tercera parte de los participantes son españoles, otro tanto argentinos y el resto se trata de europeos y latinoamericanos que se encuentran de visita o viven aquí”, indica Fernando.